fbpx

PATRICIA SOSA: «SUFRÍ EL MACHISMO DEL ROCK»

En Exclusiva para «Chimenteros» Patricia Sosa nos cuenta sus comienzos en el Rock cuando era líder del grupo «La Torre»

Patricia Sosa

Patricia Sosa se encuentra en plena actividad: Esta terminando un nuevo disco con temas Folclóricos «Mi mama es bailarina de Folclore, en casa siempre se bailo y son temas que tenía muchas ganas de cantar» Dice «Y en dos meses empiezo a grabar otro disco pero con temas míos. En septiembre, después del Auditorio Belgrano, (el día 7) tengo que ir a tocar a España y en noviembre a Israel» Ademas y como si esto fuera poco, la cantante que tiene su escuela «El Templo de la voz» (Gregoria Perez 3556, Colegiales) en la parte trasera del mismo esta por abrir con su marido Oscar Mediavilla y su hija Marta un centro cultural y esta convocando artistas que se unan al proyecto y que pueden anotarse en hola@templocultural.com.ar.
Chimenteros hablo con Patricia de un tema puntual: El machismo en el Rock y la interprete contó su dura experiencia en sus comienzos cuando era la vocalista en el grupo «La Torre» «Yo soy la primera mujer en liderar una banda de rock en Argentina, había otras pero hacían Folck u otros estilos y me costo mucho, en ese momento no me daba cuenta, pero en nuestra presentación en Obras al aire libre ante 20 mil personas, la banda empieza a tocar y yo tenia que subir al cuarto compás, cuando intento subir dos hombres me agarran de atrás y me tiran al publico al grito de ‘Nena, las minitas de los músicos se quedan abajo’. Yo desde el publico les hacia señas que no podía subir hasta que se dio cuenta Oscar, se saco la guitarra y vino a buscarme -Cuenta- Desde ese momento cambie mi carácter, yo era todo paz y amor y me convertí en una caraculica. Me tuve que imponer un carácter duro porque si no estaba a grito pelado era la minita de los músicos… no existían los camarines para las mujeres en los lugares de rock, yo tenia que cambiarme en los baños o me tapaban los músicos con una toalla mientras me cambiaba de ropa y ademas me habían masculinizado bastante y un día dije basta, no iba a renunciar a mi ser femenino y empece con polleras cortas, escotes y usaba todo lo femenino que tenía. Los primeros temas solo me miraban las piernas, después ya empezaban a escucharme cantar.  La tuve que pelear y bastante con el machismo que había en el rock» Dice para cerrar.    

Compartir
error

You may have missed