fbpx

Susana Giménez: “Yo tengo más límites que Marcelo”

Susana Giménez habló largo y tendido con la revista Caras, y entre otros temas, se refirió aMarcelo Tinelli y la televisión actual.

“Yo tengo más límites que Marcelo”, sentencia la diva. “Lo que siempre he admirado de él, es que cuando se está cayendo un poco, hace cualquier cosa y sube. Cualquier cosa. Por un lado eso es admirable, pero por el otro, no lo puedo seguir. Yo tengo límites, códigos y jamás podría ofender a nadie“, resaltó.

-¿Qué es lo que ve en el programa de Marcelo que usted jamás haría ni se permitiría hacer frente a las cámaras?
-Yo nunca haría llorar a la chica del ACV (Verónica Perdomo), como la vi llorar los otros días. Eso jamás lo haría, nunca. Nunca.

-Usted confesó que la gente lo elije a él, pero que a la que más quieren es a usted…
-Sí, es verdad. Así lo siento. Lo mío fueron muchos años. Y, por suerte, tengo una carrera muy ecléctica. Yo no hice sólo televisión. Recién cuando cumplí 42 años entré al mundo de la tele. Mi carrera, para entonces, ya estaba hecha. Hice cine, teatro, teatro de revistas, fui vedette, actriz cómica…¡de todo!

Susana también asegura que está “sola”, y que no le interesa estar con alguien. “En este momento no me interesa, no gusta nadie ni estoy enamorada. Si me pasara algo profundo con alguien, estaría…, pero no. Y no creas que no tengo festejantes, pero no me gustan. Y sabés, no quiero estar más con alguien que nome guste ‘mucho’. Cuando sos pendejo cualquiera se mete en tu cama, le das un beso y ya está. Ahora no.., me tiene que gustar mucho”, indicó.

La conductora, además, revela que recibió una oferta de Sebastián Ortega para hacer unreality de su vida, con una cámara acompañándola las 24 horas, y relata cómo pasa sus días,leyendo mucho y en compañía de sus mascotas. Y, sobre ese tema, se refirió a su perro más famoso: Jazmín.

“A Jazmín lo tengo enterrado en la entrada de mi casa de Barrio Parque, allí está su tumbita. Con una lápida en mármol. Es que Jazmín fue el compañero de mi vida durante 17 años. Y cuando yo lo compré, era porque me sentía muy infeliz. Era muy desdichada. Me sentía muy sola, muy mal… Mi relación con Huberto (Roviralta) era espantosa. Estuve casada diez años, y nunca lo engañé. Entonces pensé: ‘O me compro un perro o me voy a morir’. Y lo compré“, contó.

Compartir
error

You may have missed